La verdad sobre el pollo con arsénico

Destape mundial!" Así comienza el artículo que ha compartido una amiga de Facebook. Después de esto ya no dudaba de que iba a ser alguna noticia sensacionalista, y no me equivocaba, pues continuaba así: "La FDA finalmente admite que la carne de pollo contiene arsénico que causa cáncer"

Si se hubiera tratado de cualquier otro bulo de los que circulan por internet, ni me habría molestado en pinchar en el enlace... pero dado que trata sobre alimentación, me veo en la obligación de investigar un poco el tema y contaros si verdaderamente hay motivo para alarmarse ante este "destape mundial".

¿Queréis saber lo que he averiguado?



Cada vez proliferan más en internet los bulos o "hoax" (en inglés) que se transmiten como verdaderos virus por la red con el fin casi siempre de causar alarma entre la población, desprestigiar algún producto o marca y, en mi opinión,  reírse de lo crédulos que podemos llegar a ser. En concreto, los que se refieren a temas tan sensibles como la alimentación suelen tener una gran repercusión, ya que es algo que nos afecta directamente a todos y, en un mundo globalizado como el que habitamos, ya no basta con que los productos de nuestra zona sean de lo más saludables (se nos llena la boca con la "dieta mediterránea"...), porque lo más probable es que el alimento que estemos comprando en el supermercado del barrio se haya recolectado, fabricado y/o envasado a miles de kilómetros de aquí.

los hoax nos asustan
Me preocupa bastante la ligereza con que se comparten estos mensajes alarmistas sin siquiera adentrarse un poco en el tema para ver si guardan algo de verdad. Sé que es difícil discernir entre lo que es cierto o no, pero, como siempre os digo, lo ideal es acudir a fuentes contrastadas y a los estudios originales y, ante la duda, lo mejor es optar por romper la cadena. 

En este caso, no se trata de un bulo como tal, pues tiene una base de verdad, pero las "verdades a medias" manipuladas y adornadas con tintes sensacionalistas, son incluso peores que descaradas invenciones, quizás más fáciles de destapar. Precisamente este es uno de los casos que nos ocupa hoy; si empezamos a buscar en internet referencias al "contenido de arsénico del pollo", veremos que hay bastantes entradas con títulos muy similares al nuestro, pudiendo llevarnos esto a dar por válida la noticia basándonos en la cantidad de internautas que han escrito sobre el tema en términos similares... y, como dice el anuncio, esto sería un ¡error!

Una de las primeras cosas que me hacen sospechar cuando leo el artículo en cuestión, que iré desgranando poco a poco para vosotros (lo siento, pero me niego a poner el enlace, más que nada para no aumentar el tráfico hacia una página patrocinada por ¿asociaciones?¿empresas? como "Telegracia: el canal oficial de Jesucristo hombre" o "El 666 ¿Qué es?"...), es la falta de enlaces hacia los estudios y comunicados de la FDA  a los que hace referencia. Nosotros, por el contrario, es  a esas publicaciones a las que nos vamos a dirigir para intentar aclarar un poco el tema.

Empecemos por las fechas...


El artículo ha llegado a mí (y a muchos más, supongo, dada la ligereza con que compartimos estas "noticias") el 14 de febrero de 2014. Al pinchar en el enlace veo que el artículo está fechado el 2 de noviembre de 2013; eso sí, con una importante aclaración a continuación que reza: "noticia de impacto". Pero, acudiendo a la página oficial de la FDA (agencia de seguridad alimentaria norteamericana), observo que el  informe sobre el tema al que parece ser que hace referencia esta "noticia de impacto", es de... ¡febrero de 2011! Aquí tienes los resultados finales del estudio en cuestión, por si os interesa "beber" de fuentes fidedignas...

 Posteriormente, en junio y agosto de 2011 se hicieron otras publicaciones que resumían y explicaban las conclusiones del informe anterior y las consecuencias derivadas de él.

Finalmente encontramos otra publicación de septiembre de 2013 en la que simplemente se responde a una petición de dos organizaciones que solicitaban la retirada inmediata de los medicamentos veterinarios con arsénico. De los cuatro productos a los que hacían referencia, 3 ya no se comercializaban cuando se hizo la petición y el cuarto estaba en estudio, pero casi en desuso. Se remite a los solicitantes al estudio de 2011 del que hablamos antes y se les insta a que esperen los resultados de las investigaciones en marcha, algunas de ellas pedidas por los fabricantes de uno de estos medicamentos para conseguir de nuevo su entrada en el mercado.

¿Dónde está el origen del problema?


Todo comienza con la utilización desde los años 40 de medicamentos veterinarios que se añadían a la comida de animales como los pollos y que contenían arsénico orgánico (menos tóxico que el inorgánico). Estos compuestos con arsénico se utilizaban tanto para prevenir enfermedades parasitarias mortales para las aves, como la coccidiosis, como para facilitar la ganancia de peso de las mismas.

En los distintos estudios y revisiones que se hicieron sobre estos medicamentos de uso animal, se observó siempre que el arsénico  era expulsado en las heces de los pollos en la misma forma en que se administró, como arsénico orgánico, y los métodos de análisis, que no eran tan sensibles como los actuales, no detectaban cantidad alguna de arsénico inorgánico (carcinógeno) en los tejidos del animal, por lo que se consideraban seguros.

En el 2010, cuando la FDA decide volver a repetir, por propia iniciativa, los estudios sobre la seguridad de estos medicamentos veterinarios, vio que, de los 4 compuestos que se empleaban en su composición, la carbarsona no se comercializaba desde 1996 y el ácido arsanílico desde 2005; de entre los dos restantes, roxarsona nitarsona, el primero era con gran diferencia el más comúnmente utilizado, por lo que dedicó sus esfuerzos a su reevaluación.

¿Cómo se hizo el estudio?


Se compararon dos grupos de pollos: al primero se le administró roxarsona en la comida y al segundo o grupo control, no. Vieron que se expulsaba arsénico orgánico en las heces pero también, gracias a los mejores medios analíticos, mucho más sensibles, detectaron arsénico inorgánico (cancerígeno) en el hígado de los pollos que habían tomado el medicamento y no en el hígado de los del grupo control.

No se pudo analizar el contenido de arsénico inorgánico en los tejidos musculares del pollo (la "carne" del pollo que al final nos comemos) debido a que esa novedosa  técnica sólo permite la medición en el tejido hepático, pero sí se comprobó que la cantidad total de arsénico (orgánico más inorgánico) existente en los músculos de los pollos tratados era aún menor que la pequeña cantidad de arsénico inorgánico encontrado en el hígado. Las tablas con los datos numéricos las puedes consultar aquí.

¿Qué hizo la FDA tras estos resultados?


A pesar  de que  las cantidades de arsénico inorgánico detectadas no eran muy significativas, dada su carcinogenicidad, la FDA expresó su preocupación a la compañía farmacéutica que fabricaba la  roxarsona, la cual suspendió su comercialización en Estados Unidos en junio de 2011.

La Unión Europea ya había prohibido el uso de este medicamento veterinario desde 1999 (por una vez, nos adelantamos a los americanos),sin embargo hay otros países donde, según la Evisa, (European Virtual Institute for Speciation Analysis) aún se utiliza como son: Canadá, México, Malasia, Indonesia, Filipinas, Vietnam, Chile, Argentina, Perú, Venezuela, Brasil, Australia, Pakistán y Jordania.


Analicemos ahora cómo lo cuenta la "noticia de impacto"


"Después de años de esconder el problema y esperar a que nadie se diera cuenta , la FDA ha admitido por fin que la carne de pollo que se vende en los EE.UU. contiene arsénico, un químico tóxico que causa cáncer y que es mortal en dosis elevadas".


Los "años de esconder el problema", no han sido más que el plazo necesario para que se desarrollaran nuevas tecnologías que permitieran detectar cantidades muy pequeñas de arsénico inorgánico en los tejidos. La FDA publicó en febrero de 2011 los resultados de su estudio una vez constató la presencia de arsénico inorgánico el el hígado de los pollos tratados con roxarsona. Si el redactor de la noticia se ha enterado en 2013, no creo que sea porque la FDA lo haya escondido...



 "Pero la verdadera historia es de donde este arsénico proviene : se agrega a la alimentación de las gallinas a propósito !"

Pues sí, se agregaba al pienso de los animales "a propósito" porque se trataba de un medicamento veterinario autorizado para prevenir parasitosis y optimizar la ganancia de peso...

"Hasta este nuevo estudio, tanto la industria avícola y la FDA negaban que el arsénico que daban a los pollos terminaban en su carne. La excusa es que todos hemos sido alimentados durante sesenta años y que “el arsénico se excreta en las heces de pollo.” No hay base científica para hacer tal afirmación, es simplemente lo que la industria avícola quería que todos creen".

Muy al contrario, lo que la ciencia sí podía asegurar hasta entonces es que el arsénico se excretaba en las heces; con nuevos medios se ha podido detectar también en los tejidos. (Por cierto, penosa la traducción...)

¿estás en contra de las vacunas?"Curiosamente, el fabricante que ha estado poniendo arsénico en la alimentación de los pollos de todos estos años es Pfizer – la misma compañía que fabrica las vacunas que contienen adyuvantes químicos que se inyectan en los niños."

He aquí otra obsesión de este tipo de publicaciones: lo malas que son las vacunas... Nunca está de más meter una cuñita... 

"Lo asombroso de todo esto es que la FDA informa a los consumidores de que es seguro para comer cancerígeno arsénico pero es peligroso beber jugo de la baya del saúco ! La FDA ha realizado recientemente una incursión armada en un fabricante de jugo de la baya del saúco , acusándolos de ” crimen” de vender “drogas no aprobadas “

Ya que el "destape del pollo" parece que no da para más (mejor no ahondar dando datos ni estudios publicados, claro...), ¿qué tal si tiramos por los cerros de Úbeda y hablamos del jugo de la baya del sauco? ;)

no hay incursiones armadas contra las bayas de sauco
Según hemos leído ya en los enlaces a la web de la FDA, los pollos americanos (también se usaba con los pavos y los cerdos, por cierto) ya no toman estos medicamentos con arsénico, por lo que la agencia americana indica a la población que es seguro consumirlos. 

En cuanto a "una incursión armada" de unos funcionarios de seguridad alimentaria... me parece algo exagerado, y queda aún más dramático al añadir "drogas no aprobadas", cuando la traducción correcta de drug aquí sería medicamento. Cada día las autoridades sanitarias retiran, en cualquier país civilizado, suplementos alimenticios que no cumplen con la normativa, como debe ser, pero de ahí a "incursiones armadas"...


¿Concluimos?



pollos con arsénico
El verdadero autor de la "noticia de impacto" (de ahí la deficiente redacción...)
Ya va siendo hora de cerrar este artículo, que me he alargado demasiado intentando explicaros cómo, con una base verdadera (aunque cronológicamente mal situada), se puede hacer un panfleto anti americano, anti FDA, anti vacunas, anti compañías farmacéuticas, anti  industria avícola y pro jugo de la baya del saúco (no iba a ser todo negativo...). Vamos, que han sabido aprovechar mucho más que yo, que sólo he sido anti alarmistas desinformados. Además, su escrito ha tenido infinitamente más difusión ( gratuita) de la que tendrá este (ojalá me equivoque) porque siempre es más "divertido" compartir sensacionalismos que enlaces a estudios serios y a páginas oficiales ... 

Es cierto que se usan medicamentos con arsénico orgánico y que una pequeña cantidad puede pasar a los tejidos del animal en su forma cancerígena, arsénico inorgánico, por lo que muchos países, entre ellos los miembros de la Unión Europea, han prohibido su uso, lo cual me parece estupendo. En otros países se sigue utilizando y se sabe, no se esconde, y es a éstos a los que tenemos que vigilar. Confiemos en que nuestras autoridades en seguridad alimentaria controlen e impidan la entrada de estos productos a nuestros mercados. 

¿Qué queda en nuestras manos? Ser consumidores responsables, que compran en establecimientos que reúnen las garantías necesarias, que leen las etiquetas y se informan, y que cuando reciben en su correo, facebook, whatsapp, etc  mensajes sensacionalistas, tanto  del tipo del que hemos analizado hoy como aquellos, aún más dañinos, que prometen la curación de graves enfermedades, no pulsan "reenviar" ni "compartir",  sino lo que merecen:
elimina los bulos de internet



Otro día hablaremos de bulos sobre alimentos que se han hecho muy famosos en internet y que muchos aún creen a pies juntillas ¿te apuntas?




15 comentarios :

Ana dijo...

Muy bueno el artículo de hoy, Cristina. Muy bueno. Felicidades y gracias.

Es cierto que es más fácil que circulen los bulos sensacionalistas que los artículos serios. Pero yo, yo voy a hacerme eco de este trabajo tuyo (trabajo, sí trabajo, porque la investigación que has hecho no merece otra definición).

Ana

PD Por cierto que cada vez que miro las etiquetas de los alimentos descubro lo lejos que queda la producción de los mismos, aunque el distribuidor sea español. ¿Sabes que en una gran superficie no encontré ni una sola marca de espárragos que no tuviera origen en Perú o China? yo que pensaba que en Tudela teníamos una gran huerta de espárragos españoles...

JUAN JOSE PINE MENDEZ dijo...

Genial! me he reído mucho. Tienes toda la razón en que deberíamos ser más cuidadosos en las cadenas de mensajes que seguimos..Sigue así!

Cristina Abad dijo...

¡Gracias Juan José! Le he echado un poco de humor, aunque el tema es serio...

Cristina Abad dijo...

¡Gracias a ti, Ana!

Tienes toda la razón, ocurre con los espárragos y con muchos más productos... pero no estamos concienciados de que debemos cuidar de lo nuestro como sí se hace en otros países.
Si en España te atreves a defender el consumo de los productos españoles (que además son de más calidad que muchos de los que vienen de fuera)frente a los de otros países, se te puede tachar de pueblerino, xenófobo, racista, y veinte mil barbaridades más; pero lo peor del caso es que estas críticas vendrán de tus propios compatriotas...

Trini dijo...

Estupendo Cristina, me encanta tu rigurosidad en los temas que abordas , especialmente en este y quitarle el sensacionalismo alarmista con un punto de humor
Gracias por hacernos saber que el pollo nuestro de cada dia es seguro jajajajaaja.

JUAN JOSE PINE MENDEZ dijo...

Si, es un tema bastante serio, como el que hablas con Ana. Además, según tengo entendido (pero no he investigado sobre el tema, creo que es algo que haré, si, me lo apunto), los productos que importamos no cumplen las condiciones que se les exige a los agricultores españoles en cuanto pesticidas, controles y demás que traemos.. Voy a escribir sobre éso! sois una fuente de inspiración chicas!

ERNESTO PADRON dijo...

En hora buena Cristina, divertido el artículo pero muy a tener en cuenta, pues sin duda es muy fácil ser manipulados en Internet. Estas invitada a mi blog: http://iluminados-con-buenas-intenciones.blogspot.com bueno Cristina muchas gracias y hasta pronto.

Laurent A La Nana dijo...

Excelente, sali de la duda. Y me dejaste todo muy claro.

Anónimo dijo...

Pero cual sería la conclusión del informe de la FDA.
El consumo de pollo podría causar cancer u otras enfermedades a corto o largo plazo.

Cristina Abad dijo...

Hola Anónimo, la FDA hizo los estudios pertinentes para llegar a la conclusión de que era más recomendable dejar de utilizar el medicamento veterinario que dejaba restos de arsénico en la carne del pollo aunque estas cantidades fueran bajas, porque, lo que está claro es que el consumo de arsénico puede producir cáncer. Hay países que aún lo utilizan (en el artículo los tienes).
Es ahora cuestión de confiar en que nuestras autoridades sanitarias controles el pollo importado de esos países o, si eres más precavido, consumirlo de la UE o EEUU donde está prohibido el medicamento conflictivo.
Un saludo

Anónimo dijo...

¿Se comería usted un pollo con esas dosis de arsenico insignificantes?. Si se utilizó en su día vaya usted a saber que más se utiliza en la industria cárnica...

yo dijo...

Gracias. Buen artículo y doy difusión contraatacando a este hoax que aún circula.

Valeria dijo...

Te felicito y te agradezco por el trabajo que te tomaste de investigar y ordenar la información, y lo mejor.... con muy buen humor!
Soy detractora acérrima de estas benditas cadenas que la gente comparte sin siquiera googlearlo! Lo mínimo que uno puede hacer es leer dos o tres entradas con el tema. Así que yo lo hago, y se lo digo claramente en los mensajes!!!!
Compartir con responsabilidad! Eso es básico entre gente pensante y adulta no?

Fabián Franco dijo...

Excelente y gracias por tomarte la molestia de investigar, editar y publicar.

Carlos Rojas dijo...

Que fácil es convencer en la ignorancia, ya sabes que el arsénico inorgánico que es cancerígeno proviene de los herbicidas y

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...